lunes, 31 de enero de 2011

1 día de vacaciones!

Sábado 10.00 am, llego a una nueva veterinaria, para probar, y pregunto si me pueden recibir al terremoto para baño y corte, primera vez. La aceptaron, pero me la entregaban a las 6.30 pm.

Por primera vez en mucho tiempo, pudimos hacer cosas sin preocuparnos, que Bella se fuera a comer el desorden, o que no nos dejara hacerlas.

Primero, fui de compras y no tuve que estar estressada por regresar temprano a la casa para que la gordita no estuvera sola. Segundo, cuando llegue con el super, pude desocuparlo con calma y no estar cada 30 segundos diciendo NO NO NO NO!. Tercero, pude dejar desorden!! los zapatos tirados en el cuarto, la cartera sobre la cama si miedo que la loquita viniera a romper nada y cuarto, pude dormir una minisiesta sin que nadie me estuviera mordiendo los dedos de los pies.

Jorge, por su lado, pudo hacer cosas que quería hace tiempo (como botarme mis botellas de plástico, con las cuales tengo obsesión debido a la carencia de agua vivida en las últimas semanas), desarmar el fregador, volverlo a armar, trabajar acomodado como quisiera, ir a correr y todas esas cosas que a veces sacrificamos por la gordita.

Cuando por fin fui a buscarla, la encontre en pleno corte y baño, me miraba con súplica por la ventana, como diciendo, me porto bien, pero no me dejen más tiempo así.
La loquita salió olorosa y feliz de vernos, y se portó bien hasta la mañana del domingo, donde se olvidó de su día en la veterinaria y regresó a sus andanzas, será que debo llevarla a que la bañen de nuevo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario